¿Crisis u Oportunidad?

 

crisis-personal

Crisis: situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o proceso. Situación difícil de una persona o cosa.

¿Sólo yo sufro crisis?

Todos hemos experimentado en nuestra vida momentos de desconcierto e incertidumbres agudas, momentos de sentir un miedo paralizante, estrés, momentos en los que no sabemos cómo dejar partir a alguien o a algo, como decir adiós. Momentos en los que nos sentimos perdidos por situaciones que nos generan un gran revuelo emocional. Momentos en los que no alcanzamos a ver hacia dónde ir, qué es lo que tenemos que hacer, cómo seguir adelante, qué camino tomar o qué acción realizar. De pronto nuestro mundo se desmorona y no sabemos cómo gestionar nuestra vida, el momento vivido. No encontramos la forma de resolver el conflicto o superar la situación.

Estoy hablando de las crisis. Las hay de muy diversa índole: crisis personales, crisis existenciales, crisis de pareja, crisis familiares, crisis laborales, … Todas ellas son crisis porque te enfrentan directamente contigo mismo o con tu exterior.

En estos últimos años hemos oído hablar mucho de la crisis económica, pero yo diría que frecuentemente nos olvidamos de otros tipos de crisis, de carácter personal, que tienen que ver con cada uno de nosotros. Hablas con unos y con otros y percibes que todos, de una forma u otra, experimentamos movimientos más o menos bruscos en nuestras vidas, conflictos, crisis. Puede tratarse de rupturas en las relaciones íntimas, falta de trabajo, situaciones familiares conflictivas, cambios en nuestras formas de vida, cambios internos en nosotros mismos….

Sea lo que sea el motivo que ha generado una crisis, ya sea un problema de salud importante, una ruptura de pareja, la pérdida de un ser querido, una crisis en el tema laboral, etc., son crisis y como tales son inherentes al ser humano. No sólo me pasa a mí. Nos pasa a todos en algunos momentos de nuestras vidas.

¿Y cómo lo supero?

El primer paso para superar una crisis es darte cuenta, tomar conciencia de ello, de que algo no anda bien en tu vida. De esta forma podrás observar y reflexionar sobre cuál ha sido el motivo que la ha generado. El hecho de darte cuenta de ello hará que la vivas con mayor facilidad. Como seres responsables que somos de nuestra vida, todo lo que en ella acontece es responsabilidad nuestra. Al tomar conciencia podremos reflexionar, como decía, sobre el motivo que la ha generado. En ocasiones es algo externo pero otras veces el hecho externo sólo te lleva a algo dentro de tí que hace mucho tiempo está sin resolver. Es como si la crisis tuviera incluso un sentido de aprendizaje y mejora de ti mismo, tuviera un para qué…

Durante una crisis nos encontramos inmersos en un mar de sensaciones y emociones que parecen momentáneamente estar desbaratando todo nuestro mundo. De pronto sentimos rabia, estamos muy enfadados, odiamos, pataleamos, y esto también lo reflejamos en nuestro mundo externo, con los que tenemos más cerca de nosotros. En este momento es importante tratar de no agredir ni a los demás ni a nosotros mismos, no juzgarnos y saber que son expresiones válidas y necesarias para superar la crisis. Son emociones causadas por el dolor y la falta de comprensión que sentimos. Es importante no negarlas y darnos el permiso para vivirlas, en un entorno seguro, sin cargarlas contra el exterior. Si no lo permitimos se quedarán arrinconadas en nuestro interior sin resolver y en algún otro momento, puede que pasado un tiempo, saldrán con mucha más fuerza y nos harán más daño a nosotros mismos y quizás también a los demás.

Es importante que seamos honestos con nosotros mismos a la hora de reflexionar, preguntándonos cómo hemos reaccionado ante la situación concreta y cómo nos sentimos. Estas sensaciones y sentimientos nos dan mucha información sobre lo que ha provocado la crisis y de ahí la respuesta que podamos dar ante la situación concreta o el momento que estemos viviendo. Esta respuesta implica necesariamente un cambio, una despedida de alguien o algo, una resolución de emprender un nuevo camino.

Una vez vivido esas sensaciones primarias, habiendo hecho contacto con la realidad de nuestro momento y asumido nuestra responsabilidad podremos tomar acción para superarla y salir de ella fortalecidos. En el momento de tomar acción es donde muchas veces nos perdemos y nos asustamos, pues tomar decisiones y dar pasos significa salir de nuestra zona de confort para ir hacia algo que aún desconocemos y esto asusta mucho. Por eso, en ocasiones, si no somos capaces de hacerlo por nosotros mismos es importante pedir ayuda.

Oportunidad para un tiempo nuevo

Toda crisis lleva su tiempo, son momentos de despedida y nuevos comienzos, pero si llevas mucho tiempo dentro de una de ellas ha llegado el momento de resolver, de aprender y seguir caminando.

Acepta lo que sea que estés viviendo, perdónate por haber creado esa situación determinada en tu vida y da las gracias porque cuando superas una crisis ya no vuelves a ser la misma persona, sino que te conviertes en alguien más valiente, más fuerte. Por eso agradece la oportunidad. Las situaciones ajenas a ti, externas, que no eres tú, te pueden afectar en un momento determinado pero no definen tu vida a no ser que otorguemos ese poder.

Y finalmente toma acción, deja partir o parte tú, di adiós, aléjate, cambia de personas en tu entorno, de relaciones, de ciudad, de trabajo… sea lo que sea que decidamos que tenemos que hacer. Es el momento.

No hay crisis que por bien no venga

Mientras estamos en plena crisis, sumidos en sentimientos primarios de rabia, odio, etc., no percibimos los beneficios que, superado ese momento, reconoceremos:

– Las crisis te dan la oportunidad de reflexionar sobre quién eres, autoconocimiento, y hacia dónde te diriges.

– Estos momentos hacen que observemos cuáles son nuestras creencias y valores y los cambiemos. También generamos cambios en nuestros objetivos de vida, nos aportan claridad. Durante toda nuestra vida hemos ido generando ideales sobre cómo sería nuestra vida, llenos de sueños, que en momentos de crisis se nos caen de golpe haciendo que creemos nuevos sueños e ilusiones de acuerdo a las personas que somos ahora.

– Durante la crisis nos sentimos vulnerables y desnudos, tras salir de ella nos convertimos en personas más fuertes, nos convertimos en nuevas personas.

– Superamos nuestros miedos, una crisis te enfrenta con tus demonios más ocultos. No escapemos a ellos, nos están dando una valiosísima información sobre nosotros mismos. Superarlos hace que una parte de nosotros muera para dar lugar a un nuevo renacimiento.

¿Por qué una crisis ha de ser algo negativo? Mientras estamos inmersos en ellas, hay momentos en los que no conseguimos ver nada, no hay salida, estamos perdidos, angustiados y nuestro mundo parece que ha perdido todo el sentido. Nos sacude hasta el fondo del alma. Pero en realidad una crisis es una gran oportunidad de crecimiento, una oportunidad de reflexionar y cuestionarte cómo estas viviendo lo que de verdad es importante, cómo quiero vivir y hacia dónde quiero girar.

Cada crisis nos trae un gran regalo y una gran lección. La lección es el regalo. Nos da la oportunidad de perdonarnos y liberar nuestro pasado de tantas cargas escondidas. Al dejar partir todas ellas nos brinda la oportunidad de confiar, confiar en la vida y en sus lecciones. Nos volvemos más sabios, más serenos, nos da la oportunidad de creer en nosotros. En definitiva un renacer, un nuevo comienzo.

Respira y actúa

Si estás inmerso en una crisis te invito a releer el artículo y a que reflexiones sobre la crisis que estás viviendo. Toma contacto con ella, observa qué es lo que la ha generado, vive las emociones que estás sintiendo, exprésalas en un entorno seguro, observa y decide cuál es el camino que vas a tomar.

Respira y actúa.

Autor: Mirian Alonso

Comparte este post

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>