Me voy de vacaciones

 

vacaciones1

 

Después de muchos meses de trabajo, obligaciones, prisas y un no parar… llegan las tan ansiadas vacaciones. Un tiempo de parón, una pausa en la rutina diaria, momento de goce y disfrute y de coger fuerzas para los meses siguientes. También podría ser, por qué no, un tiempo para la reflexión y revisión de lo acontecido hasta el momento y para pensar cómo queremos seguir viviendo el resto del año.

Momentos para mí

Además de disfrutar como niños, explayarnos, expandirnos, divertirnos, pasar tiempo con los nuestros, ¿qué te parece dedicar un tiempo a sentirte y a sentir cómo han sido los meses anteriores?, ¿cómo te sientes con aquello que has estado haciendo?, ¿deseas hacer algún cambio…?. Para ello también has de sacar tiempo para estar a solas contigo mismo, buscar esa intimidad necesaria tras el estrés vivido y dedicarte un rato.

Muchas veces, y sin darnos cuenta, con el ajetreo diario, las prisas y las obligaciones no nos damos ese tiempo para reflexionar sobre lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Si eso te sucede no te asustes si al llegar el tan merecido descanso caes enfermo o te sientes bajo, sin energía. Es algo que suele suceder y por supuesto que a mí también me ha pasado en algún momento. Tu cuerpo está agotado por las prisas y por esa falta de tiempo para dedicárselo, para ayudar a que se recupere en el día a día. En cuanto tiene oportunidad y percibe que se acerca un poco de descanso él mismo se coge un tiempo para recuperarse.

Momentos para no hacer nada y parar

Ya no hay excusas para no tomar el merecido descanso y cuidar de ti, pasar un tiempo a solas contigo mismo, romper con tu rutina diaria, hacer todo aquello que te gusta y el resto del año no tienes tiempo, pero, también, ¿qué tal si pruebas en algunos momentos a no hacer nada? Es algo muy interesante que no suele resultar fácil. Estamos preparados para hacer, hacer y hacer cosas, las que sean, porque mientras lo hacemos tenemos la excusa perfecta de no escucharnos y no mirarnos, quizás porque nos da miedo lo que pueda ocurrir o lo que podamos descubrir. Es por ello que en las vacaciones a algunas personas se les desatan sus miedos y de pronto ya no lo pasan bien, se incrementan las discusiones, los enfados y esos momentos dejan de ser la pretendida época de disfrute.

Parar me resulta una palabra fantástica, una palabra saludable, aunque sé que algunos de vosotros podréis añadir “temible”, pero te invito a que te cuestiones a ti mismo, a que te des la oportunidad, una oportunidad de reforma, de cuestionamiento, de reflexión… y que saborees y recuerdes esa experiencia.

Planeando mis vacaciones

Os confieso que si cierro los ojos y respiro ya estoy saboreando e imaginando una próxima salida, quizás un hotel junto al mar, durante unos días, sola, paseando por la playa, por la montaña, dándome un buen baño, leyendo, caminando silenciosa sobre la arena siendo observada por las olas… Lo necesito, escaparme para re-conectarme y para mirar todo aquello que he dejado atrás. Por más que vivamos presentes…el quehacer diario también me lleva y arrastra en muchas ocasiones.

Por delante tengo unos días para dedicarme, lo dejaré todo y me reuniré conmigo, tengo una cita pendiente, y además de disfrutar de las olas y de esas muchas buenas cosas que hay en la vida, también me enfrascaré en todo aquello que he postergado, aquello que durante semanas me daba miedo sentir y no encontraba el momento… sin excusa… y volveré con más fuerza, estoy segura de ello, siempre ocurre así.

Vacaciones para disfrutar, para respirar

No le temas a la nada, no le temas al silencio, al no-hacer y date permiso para experimentarlo… y también por supuesto…da riendas sueltas a tu imaginación, juega con tus hijos, baila, disfruta, relájate, lee un buen libro, ríete mucho… y por supuesto no te olvides de respirar.

¡¡¡Felices vacaciones a todos!!!

Autor: Mirian Alonso

Comparte este post

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>